saltar al contenido Saltar al men de navegacin

HISTORIA NAVEGACIÓN - GALERA ESPAÑOLA S.XVII (SERIE III)ID92890055

HISTORIA NAVEGACIÓN - GALERA ESPAÑOLA S.XVII (SERIE III)

16,94 €  

14,00 €   * IVA no incl.

68  Disponible


La F.N.M.T. – R.C.M. presenta una nueva serie de monedas colección dedicada a rememorar la “Historia de la Navegación”. En esta serie se reproduce una selección de barcos que, por una u otra razón, han sido relevantes a lo largo de los tiempos.

Esta colección consta de veinte monedas. Las cuatro primeres se pusieron en circulación en 2018, y las 16 restantes se pondrán en circulación a lo largo del 2019.

Para coleccionarlas puede adquirir el libro-estuche "Historia de la Navegación", donde se describen las características técnicas de cada uno de los barcos.

En el anverso se reproduce en colores un detalle de la obra titulada “Renacimiento. Grandes galeras siglo XVII. Acuarela”, que se conserva en el Museo Naval de Madrid. Por encima de la imagen central, la leyenda GALERA ESPAÑOLA SIGLO XVII. En la parte inferior, la leyenda ESPAÑA y el año de acuñación 2019.

En el reverso (común a todas las piezas), aparece el valor de la moneda 1,5 EURO y la leyenda HISTORIA DE LA NAVEGACIÓN. Fuera del círculo central aparecen seis delfines saltando, en sentido contrario a las agujas del reloj, sobre los mismos motivos acuáticos que figuran en los anversos.Época: Entre los siglos VI a. C y IV d.C.

Información de la Moneda
Serie Historia De La Navegación  
Año Emisión 2019  
Color Sí  
Diámetro (mm) 33  
Valor Facial (Euro) 1.5
Metal Cuproníquel  
Peso (g) 15  
Tirada (unds.) 10.000  



Época: Desde el siglo XVI al siglo XIX
Eslora: 40 m
Manga: 6 m
Calado: de 2 a 3 m
Propulsión: Vela y remo
Armamento: el espolón (arma tradicional para embestir al enemigo), artillería y armamento de tropa (arcabuz)

Descripción: La galera ha sido el barco principal, durante más tiempo, de las flotas de guerra del Mediterráneo. De la galera se tienen noticias desde los tiempos de Homero y se mantuvo desde la antigüedad (birremes y trirremes) hasta principios del siglo XIX.

El siglo XVI y XVII fue la época dorada de las galeras, operando las españolas en todos los mares, desde el Caribe al Pacífico, teniendo en el Mare Nostrum su gran escenario, en especial en las luchas entre cristianos, turcos y berberiscos, alcanzando su cénit en Lepanto y con marinos de la talla de Gelmírez, Bonifaz, Jofre Tenorio, Enríquez, Roger de Lauria o Álvaro de Bazán, que escribieron páginas gloriosas de nuestra historia

La galera, buque concebido para la guerra, tenía escaso calado, disponían de velas para los desplazamientos con vientos favorables, que se arriaban antes de entrar en combate. El casco muy alargado, como soporte del armazón con los bancos de los remeros que lo ocupaban en casi toda su eslora. Se clasificaban por el número de bancos. Entre las que se batieron en Lepanto, destacar la llamada ordinaria (24/26 bancos) y la Real, la de Don Juan de Austria (30 bancos).

El puesto de mando, estaba en la superestructura de popa (carroza), cubierta por el tendal o toldo, y adornada con relieves y esculturas. El fanal, colocado en el extremo de la popa, iba ricamente adornado y, junto con las banderas y estandartes, era el distintivo del mando. Durante los tránsitos las flotas de galeras solían navegar en línea de fila. Para el combate, para evitar el ataque por la popa, se formaba la línea, con la capitana en el centro desplegándose para combatir en un dispositivo constituido por cinco grupos: en vanguardia, una escuadra en exploración y reconocimiento; el grueso, formado por la escuadra del centro, flanqueada por las dos alas, y a retaguardia la escuadra de reserva.

Debido a que en el Mediterráneo los combates que entonces se libraban eran de creyentes contra infieles, el dispositivo de los cristianos se llamaba formación de cruz, y al otomano de media luna, pues los extremos de las alas solían adelantarse con respecto al centro. La victoria era casi siempre del que mejor utilizaba la artillería ligera y las armas blancas en el abordaje, siendo primordial para alcanzarla el combate cuerpo a cuerpo.