saltar al contenido Saltar al men de navegacin
TESOROS MUSEOS II (2014) VAN DYCK 8 REALESID92847012
TESOROS MUSEOS II (2014) VAN DYCK 8 REALES

60,50 €  

50,00 €   * IVA no incl.

13  Disponible
Todas las obras reproducidas en esta II Serie, se conservan en el Museo Nacional del Prado, excepto la obra titulada "El Expolio de Cristo", realizada entre 1577 y 1579 por Domenicos Theotocopoulos, El Greco, que se conserva en la S. I. Catedral Primada de Toledo.

Todas las obras que se reproducen en esta I Serie, se conservan en el Museo Nacional del Prado.

En el anverso se reproduce una imagen de la obra titulada "Sir Endymion Porter y Anton van Dyck", realizada hacia 1635 por Antonio van Dyck, que se conserva en el Museo Nacional del Prado.

En el reverso pieza se reproduce una imagen de la obra titulada "La serpiente de metal", realizada entre 1618 y 1620 por Antonio van Dyck, que se conserva en el Museo Nacional del Prado.
Información de la Moneda
Serie TESOROS DE MUSEOS ESPAÑOLES  
Métrica 8 REALES  
Año Emisión 2014  
Calidad PROOF  
Diámetro (mm) 40  
Valor Facial (Euro) 10
Pureza (‰) 925  
Metal PLATA  
Peso (g) 27  
Tirada (unds.) 7.500  

La serpiente de metal
En esta escena dramática, tomada del Antiguo Testamento (Números 21, 5-9), se narra el momento en que Moisés salva a su pueblo de las serpientes enviadas por Dios como castigo por su falta de fe. Sobre una vara, la serpiente de bronce, que cura con mirarla a todo el que ha sido mordido por los reptiles, simboliza la salvación. Es una representación precursora de Cristo crucificado que trae el perdón a la humanidad y triunfa sobre la serpiente mortal del Pecado Original.
Sir Endymion Porter y Anton van Dyck
Endymion Porter (1587-1649), protector y amigo de Van Dyck, fue secretario del duque de Buckingham y un importante diplomático de la corte inglesa. Gran aficionado a las artes, fue el encargado de adquirir obras para la colección del rey Carlos I, siendo uno de los mejores apoyos del artistas durante su estancia en Londres.
El aristócrata aparece de frente y vestido de satén blanco, mientras que el pintor, de negro, está situado de perfil, más bajo, para no destacar por encima de la figura del aristócrata. El carácter excepcional de este retrato doble se justifica por la fuerte relación de afecto entre el pintor y su patrón, reforzada visualmente por la posición de sus manos sobre la roca, como símbolo de la fuerza de su amistad.
Copyright Madrid Museo Nacional del Prado