saltar al contenido Saltar al men de navegacin
TESOROS MUSEOS II (2014) EL GRECO 8 ESCUDOSID92847014
TESOROS MUSEOS II (2014) EL GRECO 8 ESCUDOS

1.340,00 €  

ORO DE INVERSIÓN ¡Exento de IVA!

sólo quedan 1
En la serie de monedas de colección denominada "Tesoros de los Museos Españoles" se reproducen piezas emblemáticas de los Museos de nuestro país.

Todas las obras reproducidas en esta II Serie, se conservan en el Museo Nacional del Prado, excepto la obra titulada "El Expolio de Cristo", realizada entre 1577 y 1579 por Domenicos Theotocopoulos, El Greco, que se conserva en la S. I. Catedral Primada de Toledo.

En el anverso de esta moneda se reproduce una imagen de la obra titulada "Retrato de un caballero desconocido", realizada entre 1600 y 1605, por Domenicos Theotocopoulos, El Greco.

En el reverso se reproduce una imagen de la obra titulada "San Juan Evangelista", realizada por El Greco hacia 1605.
Información de la Moneda
Serie TESOROS DE MUSEOS ESPAÑOLES  
Métrica 8 ESCUDOS  
Año Emisión 2014  
Calidad PROOF  
Diámetro (mm) 38  
Valor Facial (Euro) 400
Pureza (‰) 999  
Metal ORO  
Peso (g) 27  
Tirada (unds.) 2.000  

Esta obra procede de la Quinta del duque del Arco en el Pardo (Madrid).
El Greco
Doménikos Theotokópoulos, (Candía, 1541 - Toledo, 1614), conocido como el Greco, fue un pintor del final del Renacimiento que desarrolló un estilo muy personal en sus obras de madurez.
Hasta los 26 años vivió en Creta, donde fue un apreciado maestro de iconos en el estilo posbizantino vigente en la isla. Después residió diez años en Italia, donde se transformó en un pintor renacentista, primero en Venecia, asumiendo plenamente el estilo de Tiziano y Tintoretto, y después en Roma, estudiando el manierismo de Miguel Ángel. En 1577 se estableció en Toledo (España), donde vivió y trabajó el resto de su vida.
Su obra se compone de grandes lienzos para retablos de iglesias, numerosos cuadros de devoción para instituciones religiosas -en los que a menudo participó su taller- y un grupo de retratos considerados del máximo nivel. En sus primeras obras maestras españolas se aprecia la influencia de sus maestros italianos. Sin embargo, pronto evolucionó hacia un estilo personal caracterizado por sus figuras manieristas extraordinariamente alargadas con iluminación propia, delgadas, fantasmales, muy expresivas, en ambientes indefinidos y una gama de colores buscando los contrastes. Este estilo se identificó con el espíritu de la Contrarreforma y se fue extremando en sus últimos años.
Actualmente está considerado uno de los artistas más grandes de la civilización occidental. Esta alta consideración es reciente y se ha ido formando en los últimos cien años, cambiando la apreciación sobre su pintura formada en los dos siglos y medio que siguieron a su muerte, en que llegó a considerarse un pintor excéntrico y marginal en la historia del arte.
Copyright Madrid Museo Nacional del Prado