saltar al contenido Saltar al men de navegacin

BATALLA DE LEPANTO (2021) CINCUENTÍNID92917005

BATALLA DE LEPANTO (2021) CINCUENTÍN

363,00 €  

300,00 €   * IVA no incl.

20  Disponible


Con ocasión de la celebración del 450 Aniversario de la Batalla de Lepanto, se acuerda la emisión de la serie de monedas de colección “450 Aniversario de la Batalla de Lepanto”.

La batalla de Lepanto fue la última y más grande batalla naval disputada por galeras maniobradas por remo, que tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 en el Golfo de Patras, en la costa occidental de Grecia, y toma su nombre del puerto de Lepanto.

En el anverso de la moneda, en la parte superior, se reproduce un detalle de la cabeza del retrato de Felipe II, realizado por Tiziano, que se conserva en el Museo Nacional del Prado, de Madrid y en la parte izquierda se reproduce el retrato de Álvaro de Bazán y Guzmán, obra de Rafael Tegeo que se conserva en el Museo Naval, de Madrid. En la parte derecha se reproduce un retrato de don Juan de Austria, realizado por Alonso Sánchez Coello, que se conserva en el Monasterio de las Descalzas Reales, de Madrid.

En el reverso, aparece un detalle de la litografía de la obra Batalla Naval de Lepanto de Vicente Urrabieta, procedente de la Biblioteca Nacional de España.

Información de la Moneda
Métrica Cincuentin  
Año Emisión 2021  
Color Sí  
Calidad Proof  
Diámetro (mm) 73  
Valor Facial (Euro) 50
Pureza (‰) 925  
Metal Plata  
Peso (g) 168.75  
Tirada (unds.) 2.500  

450 ANIVERSARIO DE LA BATALLA DE LEPANTO

La batalla de Lepanto fue la última y más grande batalla naval disputada por galeras maniobradas por remo, que tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 en el Golfo de Patras, en la costa occidental de Grecia. Toma su nombre del puerto de Lepanto.
 
Los barcos otomanos llevaban años presionando por el control del Mediterráneo occidental. Las costas italianas y españolas estaban cada vez más amenazadas y Malta estuvo a punto de ser tomada en 1565.
El Imperio Español, los Estados Pontificios, la Republica de Venecia, La Orden de Malta, La República de Génova y el Ducado de Saboya formaron una alianza para enfrentarse a la armada del Imperio Otomano y detener su avance, la llamada Liga Santa.
 
Los principales valedores de la Liga Santa fueron el rey Felipe II y el Papa Pio V. La flota de La Liga Santa estaba liderada por D. Juan de Austria mientras que en el lado otomano su líder fue el comandante Ali Bajá. La Liga Santa salió victoriosa de la batalla reduciendo a la armada otomana a la mínima expresión.  
 
La batalla confirmó la división de facto del Mediterráneo, con una mitad oriental bajo el control otomano y una región occidental bajo los Habsburgo y sus aliados italianos.