saltar al contenido Saltar al men de navegacin
EXPOSICIÓN RAFOLS CASAMADAID91302057
EXPOSICIÓN RAFOLS CASAMADA

12,00 €  

11,54 €   * IVA no incl.

sólo quedan 3
Albert Rafols-Casamada (Barcelona, 1923) es uno de los pintores y artistas gráficos españoles - con mayor reconocimiento internacional. Estudió arquitectura y pintura en la ciudad condal, recibiendo un fuerte impulso creativo en París, donde, en los años cincuenta, conoció la pintura figurativa postcubista. El contacto con la obra de Picasso, Matisse, Braque, Miró, etcétera, influyó profundamente en el joven pintor catalán, al igual que su acercamiento teórico al expresionismo abstracto americano.

Cuando en 1955 regresó finalmente a Barcelona, emprendió su propio camino artístico, que, bien es sabido, le ha conducido a la creación de una vasta obra que le ha aportado ese reconocimiento sin fronteras, momento en el que Rafols-Casamada comenzó a crear sus primeras obras abstractas, con las que fue reemplazando ese figurativismo cubista de su primera etapa. Abstracción pura, en la que se aprecia la construcción del espacio con la aplicación de un color suave y luminoso. Produciéndose una reducción cromática en los sesenta, que, apurando los extremos, llegaría a la máxima simplificación con la utilización exclusivamente del color blanco.

Desde entonces, Rafols-Casamada retomaría sus alusiones figurativas, utilizando recursos tanto del Pop-Art como del collage. En la década siguiente, y con la influencia del realismo europeo a sus espaldas, el artista barcelonés reafirmó su lenguaje plástico mediante la división del lienzo en planos horizontales y verticales, para potenciar el contraste entre colores. Este protagonismo absoluto del cromatismo luminoso, transparente y delicado se iría consolidando en las postrimerías del siglo XX.

La obra de Rafols Casamada se caracteriza por una elegancia compositiva de estructuras ortogonales, a la que se une una emotiva y luminosa sensibilidad cromática. Después de mostrar una interesante relación con movimientos como el neodadá y el nuevo realismo en los años sesenta y setenta, su obra se ha centrado en valores pura e intensamente pictóricos: campos de color en expresiva armonía, sobre los que resaltan líneas a carboncillo que los relacionan en un armónico trazo gestual. La principal aportación de Rafols-Casamada en nuestra historia del arte es su capacidad de síntesis de las corrientes más maduras y comprometidas -tanto a nivel local como internacional- de la figuración y la abstracción del siglo XX, interpretadas renovadamente desde un criterio personal y emotivamente identificado con la riqueza de la cultura visual mediterránea.

Al mismo tiempo, Rafols Casamada siempre demostró un interés por la pedagogía del Arte, lo cual le llevó a fundar, en 1967, la reputada Escola Eina. Su inquietud creativa e intelectual le ha llevado a publicar una veintena de libros, en su mayor parte de poesía y arte.

Entre los premios y galardones que ha recibido en su dilatada trayectoria profesional y humana destacan, entre otros: el Premio Nacional de Artes Plásticas (1980), la Creu de Sant Jordi de la Generalidad de Cataluña (1982), Oficial de la Orden de las Artes y las Letras de Francia (1985), y, en 2006, el Premio Tomás Francisco Prieto de la Fundación Real Casa de la Moneda, por cuyo motivo ha realizado la medalla.

[22,5 x 26,5 cm., 223 págs., ilustraciones, col.]

Albert Rafols-Casamada (Barcelona, 1923) es uno de los pintores y artistas gráficos españoles - con mayor reconocimiento internacional. Estudió arquitectura y pintura en la ciudad condal, recibiendo un fuerte impulso creativo en París, donde, en los años cincuenta, conoció la pintura figurativa postcubista. El contacto con la obra de Picasso, Matisse, Braque, Miró, etcétera, influyó profundamente en el joven pintor catalán, al igual que su acercamiento teórico al expresionismo abstracto americano.

Cuando en 1955 regresó finalmente a Barcelona, emprendió su propio camino artístico, que, bien es sabido, le ha conducido a la creación de una vasta obra que le ha aportado ese reconocimiento sin fronteras, momento en el que Rafols-Casamada comenzó a crear sus primeras obras abstractas, con las que fue reemplazando ese figurativismo cubista de su primera etapa. Abstracción pura, en la que se aprecia la construcción del espacio con la aplicación de un color suave y luminoso. Produciéndose una reducción cromática en los sesenta, que, apurando los extremos, llegaría a la máxima simplificación con la utilización exclusivamente del color blanco.

Desde entonces, Rafols-Casamada retomaría sus alusiones figurativas, utilizando recursos tanto del Pop-Art como del collage. En la década siguiente, y con la influencia del realismo europeo a sus espaldas, el artista barcelonés reafirmó su lenguaje plástico mediante la división del lienzo en planos horizontales y verticales, para potenciar el contraste entre colores. Este protagonismo absoluto del cromatismo luminoso, transparente y delicado se iría consolidando en las postrimerías del siglo XX.

La obra de Rafols Casamada se caracteriza por una elegancia compositiva de estructuras ortogonales, a la que se une una emotiva y luminosa sensibilidad cromática. Después de mostrar una interesante relación con movimientos como el neodadá y el nuevo realismo en los años sesenta y setenta, su obra se ha centrado en valores pura e intensamente pictóricos: campos de color en expresiva armonía, sobre los que resaltan líneas a carboncillo que los relacionan en un armónico trazo gestual. La principal aportación de Rafols-Casamada en nuestra historia del arte es su capacidad de síntesis de las corrientes más maduras y comprometidas -tanto a nivel local como internacional- de la figuración y la abstracción del siglo XX, interpretadas renovadamente desde un criterio personal y emotivamente identificado con la riqueza de la cultura visual mediterránea.

Al mismo tiempo, Rafols Casamada siempre demostró un interés por la pedagogía del Arte, lo cual le llevó a fundar, en 1967, la reputada Escola Eina. Su inquietud creativa e intelectual le ha llevado a publicar una veintena de libros, en su mayor parte de poesía y arte.

Entre los premios y galardones que ha recibido en su dilatada trayectoria profesional y humana destacan, entre otros: el Premio Nacional de Artes Plásticas (1980), la Creu de Sant Jordi de la Generalidad de Cataluña (1982), Oficial de la Orden de las Artes y las Letras de Francia (1985), y, en 2006, el Premio Tomás Francisco Prieto de la Fundación Real Casa de la Moneda, por cuyo motivo ha realizado la medalla.

[22,5 x 26,5 cm., 223 págs., ilustraciones, col.]